ACUERDO DE RECHAZO AL PROCESO INCONSTITUCIONAL INICIADO POR EL RÉGIMEN DE NICOLÁS MADURO PARA LA DESIGNACIÓN DE UN NUEVO CONSEJO NACIONAL ELECTORAL - Embajada de Venezuela en Canada
17031
post-template-default,single,single-post,postid-17031,single-format-standard,bridge-core-1.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-18.0.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

ACUERDO DE RECHAZO AL PROCESO INCONSTITUCIONAL INICIADO POR EL RÉGIMEN DE NICOLÁS MADURO PARA LA DESIGNACIÓN DE UN NUEVO CONSEJO NACIONAL ELECTORAL

 LA ASAMBLEA NACIONAL 

DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA 

En defensa de la Constitución, la Democracia y el Estado de Derecho 

ACUERDO DE RECHAZO AL PROCESO INCONSTITUCIONAL INICIADO POR EL RÉGIMEN DE NICOLÁS MADURO PARA LA DESIGNACIÓN DE UN NUEVO CONSEJO NACIONAL ELECTORAL 

CONSIDERANDO 

Que, desde que perdió el control de la Asamblea Nacional en las elecciones parlamentarias en el 2015, el régimen encabezado por Nicolás Maduro ha desarrollado una estrategia para erosionar el sistema electoral venezolano impidiendo la realización de elecciones competitivas, justas y transparentes que contempla, entre otras acciones, el control absoluto del Consejo Nacional Electoral por el régimen y sus aliados de turno. 

CONSIDERANDO 

Que muchas de las ilegalidades cometidas por el régimen son coherentes con expresiones públicas de sus representantes en el sentido de no realizar elecciones cuando exista la posibilidad de un resultado adverso y, habiendo perdido el favor de los ciudadanos, están dispuestos a poner en práctica un esquema fraudulento para no permitir que en la conformación del Consejo Nacional Electoral se exprese la participación de diversos factores sociales y políticos del país. 

CONSIDERANDO 

Que, producto de estas acciones destinadas a asegurarse los resultados electorales, el régimen ha incrementado la desconfianza de los ciudadanos en el voto y, en general, en los mecanismos democráticos para la resolución de conflictos políticos en Venezuela. 

CONSIDERANDO 

Que, para ser sostenible, la salida a la larga y severa crisis política que afecta al país resulta imprescindible la realización de elecciones libres, transparentes y justas, coordinadas por un árbitro electoral, imparcial, objetivo y confiable. 

CONSIDERANDO 

Que, vista la crisis política existente en el país, para llevar a cabo un proceso electoral libre y justo, conforme a los principios y valores de la democracia, resulta imprescindible la existencia de un árbitro electoral confiable e imparcial, cuyo nombramiento además de obedecer la legislación vigente, sea el resultado de un proceso que incluya los factores políticos y permita la participación de la sociedad. También es indispensable, que este arbitro actúe conforme a la ley y sea transparente en cuanto a los fundamentos de sus decisiones. 

CONSIDERANDO 

Que, para tener un árbitro fiable, es necesario que su designación se realice siguiendo el procedimiento establecido en la Constitución Nacional y la Ley Orgánica del Poder Electoral, partiendo del respeto a la competencia que se asignó a la Asamblea Nacional de Venezuela para designar al Consejo Nacional Electoral. 

CONSIDERANDO 

Que, el 6 de diciembre de 2020 no se llevó a cabo un proceso electoral válido, en cuyos resultados pudiera sustentarse la conformación de una Asamblea Nacional legítima, que en cumplimiento de sus funciones asumiera lícitamente la designación del máximo organismo electoral del país, conforme instituido en el artículo 296 de la Constitución Nacional. Por tanto, mal puede la Asamblea de Nicolás Maduro, de origen írrito asumir las funciones constitucionalmente atribuidas a este órgano del poder público. 

CONSIDERANDO 

Que, el régimen de Nicolás Maduro ha anunciado que en los próximos días designará un nuevo Consejo Nacional Electoral, sin haber realizado un proceso de consulta y de acuerdo que pueda contribuir efectivamente a la resolución de la crisis del país. 

CONSIDERANDO 

Que, esta profunda crisis solo puede solucionarse respetando la Constitución y designando un CNE equilibrado y transparente, el restablecimiento del derecho de los partidos políticos a utilizar sus símbolos y a ser dirigidos por sus legítimas autoridades, la liberación de los presos políticos, dejando sin efecto las inhabilitaciones contra dirigentes políticos, garantizando la observación electoral –nacional e internacional– calificada y, finalmente, acordando un cronograma electoral para todas las elecciones libres, justas y verificables que deban realizarse. 

CONSIDERANDO 

Que, para alcanzar las condiciones mencionadas anteriormente es necesario iniciar un proceso de acuerdos integrales donde se establezcan plenas garantías y respeto de todos los actores, del cual derive una ruta completa de soluciones, a través de un serio proceso de negociación, que permita la realización de elecciones libres donde el pueblo venezolano sea el protagonista. 

ACUERDA 

PRIMERO: Ratificar que el único ente que puede designar al CNE es la legítima Asamblea Nacional, por tanto, desconocer la autoridad de un supuesto Consejo Nacional Electoral designado por la espuria Asamblea Nacional, constituida a partir de las elecciones fraudulentas del 6 de diciembre de 2020. 

SEGUNDO: Expresar nuevamente el compromiso de la legítima Asamblea Nacional de Venezuela con la recuperación de la institucionalidad democrática y restablecimiento de garantías plenas reales para que todos los venezolanos puedan decidir libremente a través del mejor mecanismo de la democracia como es el voto; participando en elecciones justas, competitivas y verificables. 

TERCERO: Reiterar la disposición de las fuerzas democráticas representadas en la legítima Asamblea Nacional para avanzar en un proceso que permita lograr una ruta electoral confiable, que solucione la crisis política que vive Venezuela. 

CUARTO: Solicitar a los Estados democráticos y a los organismos internacionales que mantengan su posición sobre la invalidez de los procesos convocados en Venezuela por un CNE designado inconstitucionalmente; y que, en consecuencia, continúen apoyando la búsqueda de una salida negociada, pacífica y democrática a la crisis venezolana. 

QUINTO: Remitir copia del presente Acuerdo a los organismos internacionales. 

Dado, firmado y sellado en sesión en línea de la Asamblea Nacional, celebrada por decisión de la Junta Directiva y de conformidad con lo previsto en los artículos 13, numeral 4, y 56, último aparte, del Reglamento de Interior y de Debates de la Asamblea Nacional, en razón de la usurpación que la dictadura de Nicolás Maduro mantiene sobre las instalaciones del Palacio Legislativo a los 27 días del mes de abril de 2021. Años 211° de la Independencia y 162° de la Federación.